Pasión por las berenjenas: Berenjenas rebozadas y bocadillo de berenjenas con jamón

Las verduras suelen ser el plato de batalla en muchos hogares españoles. A pesar de todos los beneficios para la salud y el crecimiento que suponen no suelen llamar la atención de los paladares de los niños, pero depende de cómo las prepares, se despierta su curiosidad por probarlas. Uno de los platos estrella de mi casa son las musakas o berenjenas con carne y verduras pero otra alternativa, que les encanta, son las berenjenas rebozadas.


Modo de preparación: Corto varias berenjenas en rodajas y las pongo en un bol con agua y sal, para que pierdan el amargor. 

Sopa de letras con carcasas de pollo

Las sopas encantan a los peques. Para hacérselas más atractivas compro fideos en forma de animalitos, estrellitas o letras. En esta ocasión, compré unas letras tricolores: blanco, verde y naranja de Tom y Jerry, en Lidl.  Para hacer el caldo, suelo utilizar carcasas de pollo campero, que hiervo con un poquito de sal, en la olla express, durante unos 20 minutos aproximadamente. Una vez cocido el pollo, cuelo el caldo y desmenuzo los restos de carne de las carcasas, que sirvo en plato a parte, para que los niños se echen lo que les apetezca. En el caldo, cuezo la pasta, según lo que indique el fabricante, unos 6 o 7 minutos, aproximadamente. 


Plastilina y cola blanca. Múltiples posibilidades creativas

Coge una imagen que te guste y rellénala con plastilina de colores. A continuación dale una capa de cola blanca con un pincel. Cuando se seque se quedará transparente. La primera vez que lo hice me asusté, porque pensaba que había destrozado la manualidad, pero 24 horas después me dí cuenta de que no, de que había quedado bien y que al secarse se pierde el blancor de la cola.
Os muestro la imagen de una flor rellena con plastilina de colores. El centro, de plastilina blanca y cada uno de los pétalos, con otras tonalidades diferentes. Para que quede más consistente y no se estropee una manita de cola blanca.


También puedes combinar la plastilina con otros materiales como el papel de seda de colores. Mirad qué bonito queda este dado de plastilina naranja, con los puntitos en papel de seda negro. Las posibilidades creativas son infinitas. Esta combinación da mucho juego y la cola le da un aspecto más brillante y consistente a la manualidad.


Decorando magdalenas

A mis peques les encanta cocinar. Pasamos una tarde de lo más entretenida decorando magdalenas. Puedes hornear tus propias magdalenas y luego decorarlas o bien utilizar unas que ya estén hechas, si no dispones de tanto tiempo.
En un cazo pusimos a calentar a fuego lento, una tableta de chocolate, dándole vueltas con una cuchara de madera, hasta conseguir que se derritiera. Cómo no tenía sin almendras, utilizamos una tableta de chocolate negro con almendras.





A continuación, una vez que se ha enfriado un poco el chocolate, remojamos la magdalena en el chocolate y pasamos a decorar por encima con fideos de colores y estrellitas de azúcar, de colores. También le puedes poner nata montada por encima o lo que se te ocurra, y sea de tus gustos y preferencias culinarias.

Nazarenos de goma eva

Me han encantado estos nazarenos de goma eva, que nos ha regalado mi vecina de la Semana Santa de Orihuela, en Alicante. Las cofradías han repartido este año, como novedad, chupachups con caperuzas de nazareno, de diferentes colores, según la Hermandad o Paso de Semana Santa. Simplemente se trata de utilizar la goma eva del color que quieras para hacer una caperuza en forma de nazareno y pegarla en un extremo con pegamento y colocarle dos ojos móviles, de los que venden en las tiendas multiprecio. Y así de bonitos quedan. A mis peques les ha chiflado este original detalle.


Alubias con chorizo

En estos días lluviosos y de frío apetece comer legumbres y potajes. Además, están entre los mejores alimentos que les podemos dar a nuestros hijos. Con verduras están deliciosos y acompañados de arroz y otros cereales se convierten en proteínas. Por esta razón, cuando se comen con proteínas como carnes, pescados o huevos, pan, arroz o grasas saludables, hay que comer un poquito menos. ¡No en vano los potajes han sido el plato único de nuestros antepasados durante siglos, y uno de los platos estrella de nuestra archiconocida dieta Mediterránea. Tampoco hay que olvidar beber mucha agua después de comer potajes para facilitar el tránsito intestinal, debido a toda la fibra que llevan.


Alubias blancas