Miércoles mudo #27: Mi pequeño Mark Knopfler


Alubias con chorizo

En estos días lluviosos y de frío apetece comer legumbres y potajes. Además, están entre los mejores alimentos que les podemos dar a nuestros hijos. Con verduras están deliciosos y acompañados de arroz y otros cereales se convierten en proteínas. Por esta razón, cuando se comen con proteínas como carnes, pescados o huevos, pan, arroz o grasas saludables, hay que comer un poquito menos. ¡No en vano los potajes han sido el plato único de nuestros antepasados durante siglos, y uno de los platos estrella de nuestra archiconocida dieta Mediterránea. Tampoco hay que olvidar beber mucha agua después de comer potajes para facilitar el tránsito intestinal, debido a toda la fibra que llevan.


Alubias blancas

Bizcocho de Cola Cao

Gracias al programa Master Chef Junior, los peques se han soltado la melena para cocinar en casa, con nuestra supervisión. En el último kit del Cola Cao hay un recetario con una batidora turbo mixer manual, un vaso medidor, una manga pastelera y cuatro moldes para galletas. Nos hemos animado con una de las recetas, la del bizcocho de Cola Cao. Además, como lo han hecho los niños, luego se lo  han comido más a gusto, contentos con el resultado y sin rechistar.

Ingredientes:

Planetas de plastilina

Ideal para aprenderse el nombre de los planetas y las principales características de cada uno de ellos es esta manualidad que os propongo en el post de hoy.
Con una cartulina negra, dibuja con una tiza blanca 9 circunferencias y en cada una de ellas, haz con plastilina, tus propios planetas. Primero, el sol, luego Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Plutón ya no es un planeta. 
A continuación, pones un cartelito blanco, debajo, con el nombre de cada uno de los planetas, para recordarlos y como ves, queda genial. De tan bonita que queda la manualidad, puedes hasta enmarcarla y colgar el cuadro de los planetas en tu habitación,para poder verlos desde tu cama o escritorio. 




Peque Regalos del día del padre

En casa esperamos como agua de mayo los regalos del día del padre, porque es un día de celebración familiar por doble partida, por ser papá y porque el papá, que se llama Pepe, también celebra el día de su santo. Cada año me sorprendo más con los regalos. ¡Qué maravilla! Nuestro peque, ha hecho, bueno en realidad, se lo habrá hecho la maestra, porque él, al ser tan pequeñín, no creo que haya colaborado mucho, un llavero de goma espuma, un coche de cartulina con su foto, para poner en el espejo retrovisor del coche, una foto vestido con la equipación de fútbol de la guardería, junto a todos sus compañeros de clase y un detallito para cada uno de sus abuelos, con su foto, vestido de futbolista y la huella en rojo, con pintura de dedos, de su manito, detrás.

Cajita decorada con sorpresa dentro

Los mejores regalos son los personalizados, en los que se invierte nuestro tiempo y se les pone todo el cariño del mundo. Mi peque artista le ha sacado partido a una cajita blanca que le dio su abuela, para convertirla, como por arte de magia, en un bonito cofre decorado para sus titos, que se emocionaron con este particular y original regalo. Lo que no se le ocurra a esta cabecica privilegiada....que siempre está pensando e ideando cosas...Imaginacion de los niños al poder. Las grandes mentes empiezan pequeñas.
Os pongo las imágenes, para que juzguéis vosotros mismos, y sobre todo, cojáis ideas para vuestros futuros y potenciales regalos personalizados para la familia y los seres queridos. Así quedaron la parte principal y trasera de la cajita. En la parte principal, los nombres de sus titos, al lado de un enorme corazón rojo, decorado con purpurina de oro, y en la parte trasera, los nombres, enmarcados en un cuadro de purpurina roja, y el fondo, de purpurina azul, difuminada.



Construcciones con piezas de maíz

A mis peques les ha dado ahora por hacer figuritas con almidón de maíz. Es un juguete ecológico, que no necesita pegamento. Todo lo que se necesita es un poco de agua e imaginación. La versión que yo tengo, que se llama Play Corn, la compré en Lidl, por unos 8 euros aproximadamente (es un bidón grande de plástico,  lleno de trocitos de maíz de muchísimos colores). Las piezas están hechas de fécula de maíz, agua y colorante alimenticio. Esto hace de Play Corn un juguete natural, seguro y 100% biodegradable. No hace falta mojar cada pieza en un vaso de agua, con el peligro que conllevaría para los niños, por si se cae el vaso y se rompe o se derrama el agua, porque el set lleva una bayeta pequeña, tipo de las que se utilizan para limpiar los cristales, que se moja en agua y luego se escurre, pero que queda impregnada, con la humedad suficiente, para poder unir las piezas, sin problemas.


Hay un pequeño manual de instrucciones con algunas nociones básicas, para confeccionar las figuritas tridimensionales. También hay plantillas por si se quieren pegar las piezas y obtener un resultado bidimensional.  

Barquitas mexicanas rellenas de carne y guacamole

En nuestro afán por llevar a nuestros fogones las principales tendencias de la cocina del mundo, hoy le ha tocado el turno a México. Hemos descubierto en casa, las barquitas mexicanas (las encontramos en el Consum, de la marca Old El Paso). Una alternativa a las tradicionales tortillas de trigo, para hacer fajitas o burritos.
A los peques les ha encantado la receta que hemos preparado y sobre todo, implicarse en su decoración.
Para el relleno, hemos preparado un sofrito de pechuga de pollo a taquitos, y cebolla. No le he puesto pimiento, porque los peques lo encuentran un poco fuerte y luego les repite, pero le puedes añadir los ingredientes que más te gusten, como cebolla, ajo, tomate, lechuga, maíz o frijoles. Las posibilidades son infinitas. Al relleno, le hemos puesto guacamole (lo puedes preparar casero, pero está buenísimo el guacamole natural que venden en Mercadona) y mi hija mayor, ajo, también, que le chifla. Por últimos, unos nachos y unas figuritas mexicanas para decorar y listo. (También muy recomendables los nachos naturales que venden en Mercadona, más sabrosos y menos salados que los tradicionales Doritos) ¡Ahora a  hincarles el diente! ¡Las barquitas están buenísimas! En un futuro no muy lejano probaremos con otros rellenos alternativos.