Hervás y su barrio judío

Hervás posee un interesante patrimonio histórico artístico, destacando sin duda su bello y bien conservado barrio judío, uno de los mejores de España. Se sitúa en el valle del Ambroz, enclavado en las últimas estribaciones de la sierra de Gredos, junto a la Sierra de Béjar. El valle cuenta con un rico legado histórico y arquitectónico y un valioso patrimonio natural. La abundancia de agua ha originado piscinas naturales, pozas, charcas y un patrimonio de frondosos bosques, praderas y huertos con cerezas y ciruelos. Además se pueden encontrar un montón de árboles singulares centenarios. Es una zona de bellísimos contrastes.  En las sierras destacan las colonias de rapaces, en el valle, linces y zorros. Ciervos y jabalíes viven en zonas de bosque.



Miguel de Unamuno alabó este pueblo en sus escritos. Lo describió así: "Hervás, con sus castañares recoletos en la falda de la sierra que hace espalda de Castilla". Es el principal centro de actividad comercial de la comarca. Su barrio judío se halla excelemente conservado y ha sido declarado Conjunto Histórico y Artístico.  Pertenece a la red de juderías de España. Vagando entre sus estrechas calles empedradas se pueden apreciar las casas de adobe con entramados de madera y balconadas y las tejas puestas de adorno en la pared. Destacan las calles de la Amistad Judeo-Cristiana, la del Vado, donde estaba el antiguo hospital, y la de Rabilero, conocida por sus típicas tascas y tiendas de artesanía. Yo me compré un imán para el frigo, con forma de casita típica y un árbol de la vida, bastante colorido, de llavero. Mi pequeño una espada de goma eva, de guerrero medieval. No hay que pasar sin degustar su gastronomía: patatas revueltas, sopa de freje, leche frita, asados, cerezas y ciruelas, productos del cerdo, migas con pimentón y repostería diversa. En pastelería La Candela, regentada por Abigail Cohen, que está casada con un murciano, compramos las típicas pastas judías de semilla de amápola y dátiles y nueces, para chuparse los dedos. Aquí aprendí yo que el pimentón está en Murcia y Cáceres, en la Vega, y en la Vera, respectivamente, por los monjes jerónimos, que lo implantaron en ambas comunidades autónomas, debido a la presencia de su orden, en estas tierras. 


Senderismo por Huércal La Vieja

Una de mis aficiones preferidas es el senderismo. Ahora que mi hija mayor puede participar por edad en este tipo de rutas, tengo la oportunidad de participar con ella, y de paso estar en contacto con la naturaleza, aprender historia y practicar deporte. El sendero Huércal La Vieja discurre por el extremo oriental de la Sierra de Almagro, en el cruce de caminos que forman el corredor del Mediterráneo, siendo la cuenca del Río Almanzora dónde desembocan todos los barrancos y ramblas del municipio. 


El origen del pueblo Huércal Overa se remonta en este lugar y aquí hubo un monasterio de monjes mensajeros o guerreros, que se defendían de los asaltantes y avisaban al resto de la población de los peligros. Hace falta inversión para excavar y poner en valor los restos que aquí se hallan. La ruta es un poco escaparda pero bien merece una visita; a un lado y a la espalda nos dejamos atrás la torre nazarí de Huércal-Overa. Es un paraje de gran belleza, aún sin explotar, ideal para visitantes que buscan tranquilidad y valores ecológicos. Encuadrada en el centro de la región cultural de la Bastetania, tuvo desde época prehistórica, desde la metalúrgica época argárica, la misión de poner en contacto a los los habitantes del inclemente sureste peninsular con los los labriegos de las fértiles vegas granadinas. Además la riqueza minera de sus cordilleras provocó que fenicios, griegos y cartagineses quisieran asentarse en el litoral. 

Plasencia, ciudad histórica, artística y monumental

Una ciudad preciosa, una de las capitales administrativas del norte de Extremadura, es la ciudad de Plasencia, fundada en 1186 por Alfonso VIII. A partir del siglo XV acoge a lo más notable de la nobleza extremeña, motivo por el cual esta ciudad posee uno de los patrimonios históricos artísticos más importantes y mejor conservados de Extremadura. Su plaza mayor es lugar de encuentro para la ciudad y sitio histórico en el que se celebra semanalmente su célebre mercado, herencia medieval, dónde puedes encontrar productos típicos y artesanales como la miel del Tío Picho, de las Hurdes. La plaza está rodeada de soportales y en su Ayuntamiento llama la atención su famoso abuelo Mayorga, figura emblemática de la ciudad, que da las horas a la población. Muy concurrida la calle Sol con multitud de tiendas dónde comprar y comer.

VDLN#49: La bien querida

Si la vida tiene sentido es por el amor y por todo lo que éste genera: belleza, verdad, calidad, bienestar, plenitud, alegría, felicidad y todo lo mejor que podemos vivir. Decía Max Ernst que "No puede haber una revolución total sino una revolución permanente. Como el amor, es el goce fundamental de la vida". El amor es la única vía hacia un futuro coherente. Y como el hombre más rico, es aquel cuyos placeres son más baratos, yo disfruto mucho del grupo La Bien Querida, encabezado por Ana Fernández-Villaverde, una cantante española que inicialmente se dedicaba a la pintura y que se hizo cantante, animada por el líder de Los Planetas. Atrapada me quedé de la voz de este mujer con la canción Corpus Christi..."y yo que hace casi cuatro días que no te veo, te echo de menos"



Otras canciones que me fascinan son Muero de amor. y De momento abril.



Monasterio de Yuste: el lugar elegido por el hombre más poderoso de la tierra

La comarca de la Vera ha sido asentamiento de diversos pueblos y culturas durante su dilatada historia. En ella se han encontrado vestigios del Neolítico y huellas celtas. Fue parte de la Vetonia y de la provincia romana de Lusitania, para luego pasar a integrarse en el reino visigodo. La herencia que dejó en estas tierras, el dominio musulmán sigue latente en sus fiestas, gastronomía, cultivos e incluso en su ganadería. Pero quizá el hecho que más trascendencia haya tenido para esta comarca fue la decisión del emperador Carlos V de pasar sus últimos días en estas tranquilas tierras, concretamente en el monasterio de Yuste. Por Tornavacas, el primer pueblo al norte del valle del Jerte, cruzó el emperador Carlos V, a mediados del siglo XVI, al final de su vida, buscando el descanso que encontraría entre los muros de este monasterio, en Cuacos de Yuste, tras unos meses de estancia en el castillo de los Condes de Oropesa del siglo XV, hoy Parador de Turismo, en Jarandilla, mientras finalizaban la construcción de su Casa Palacio en el Monasterio de Yuste.

El monasterio, construido en el siglo XV, guarda en su interior un bello claustro gótico y una interesante sillería del coro de igual estilo, con elementos renacentistas. Adosada se encuentra la Casa Palacio de Carlos V, del siglo XVI, con dos plantas, la planta baja, actual sede de la Academia Europea de Yuste, dedicada a fomentar el espíritu de unión en Europa y la planta alta, dedicada a dependencias y aposentos del emperador y que se puede visitar, dónde está la silla de gota, donde se sentaba a leer, su despacho y el transportín en el que era trasladado de un sitio a otro por sus sirvientes, así como la cama, construida al lado del coro de la iglesia, por lo que podía asistir a sus oficios, sin moverse de su alcoba.

Un entorno natural increíble, donde prevalece una vegetación majestuosa y el agua, en forma de gargantas y piscinas naturales, como principal protagonista. Lo que más impresiona, es que el hombre más poderoso de la tierra, conocedor de este maravilloso microclima, eligiera la comarca de la Vera, para descansar los últimos años de su vida.
Para las familias numerosas la entrada es gratuita y también se pueden alquilar audioguías para visitar las estancias. En realidad creo que con el wifi, también se puede acceder gratuitamente a la aplicación que permite descargar el contenido informativo del monasterio. La tienda, como es propio de estos sitios, es cara, pero aún así, compramos un caleidoscopio y algún lápiz, para tenerlo como recuerdo.

Puente de los cuartos. Losar de la Vera. Cáceres.

Uno de los sitios más bonitos que hemos visitado en nuestras vacaciones, ha sido el puente de los Cuartos, en el municipio de Losar de la Vera. Sobre la garganta del mismo nombre y a dos kilómetros del núcleo urbano por la carretera EX-203, encontramos uno de estos puentes, ejemplar tipico de la Vera, del siglo XV y trazado en dos ojos en arco y cantería de granito. Para bañarte por estas aguas, que discurren por la ladera sur de la Sierra de Gredos, está complicado porque hay que andar por piedras, cual cabras montesas, pero una vez dentro, nadar por debajo del puente y oír el ruido del agua es una experiencia religiosa. Para comer hay chiringuitos en la parte de arriba. Y nosotros nos comimos una paella, a 10 euros la persona, en bar restaurante Puente los Cuartos, que estaba bastante buena y con el característico sabor del pimentón de La Vera. Parece ser que si en Murcia, en la zona de la Vega y en Extremadura, en la Vera, hay pimentón es por una orden religiosa que implantó el uso del pimentón en ambas zonas geográficas, equidistantes en muchísimos kilómetros. Nos lo contó en Hervás, un pastelero, de origen murciano, casado con una judía, Abigail Cohen, que regentan La Candela, y que hacen pastas judeo sefarditas que venden por toda España. Cohen desciende de los judíos que fueron expulsados de España, en 1492.



Mira que tenemos la playa cerca, pero desde que los peques han descubierto los ríos y las gargantas y toda la vegetación que rodea estos entornos naturales, están encantados y les gusta casi tanto o más que el mar. Vivimos en una de las zonas más desérticas de Europa y esta experiencia se sale de lo normal y habitual. Es la primera vez en sus vidas, que han visto un río con agua.  A mi peque le gusta llevarse redecilla para ver si captura algún pez o cangrejo, para soltarlo luego otra vez. Esa dosis de aventura, de saltar y bajar y subir por encima de las piedras y ver animalitos, a parte de bañarse, le encanta. Lo que sí hay que llevar aquí es escarpines, porque hay bastantes más piedras que en la playa. 

Fundas térmicas de neopreno para mantener las botellas frias

Un invento son las fundas térmicas de neopreno para mantener las bebidas frías. Cómo tienen formas graciosas, a los niños les encanta. En casa tenemos una en forma de pájaro, de color blanco y cresta amarilla, otra azul, de tiburón y otra rosa con una flor blanca en el centro. La comida se hace más distendida y les hace gracia que vistamos las botellas de vidrio con esos trajes tan vistosos y coloridos. Estas fundas son de Ikea, de hace ya algunos añitos, así que supongo que habrán cambiado los modelos. Una forma divertida de vestir y dar colorido a nuestras mesas.


VDLN#48: Aretha Franklin, Think

Una canción que me encanta y que me retrotrae a mis años mozos, es Think, de Aretha Franklin, una canción imprescindible en mi vida y en la de muchas mujeres, que nos recuerda, que si el amor aprieta, no es nuestra talla. Soy del tipo de mujer, que si necesito la luna me la bajo yo solita. Si no hay respeto y confianza, en una relación de amor, más vale estar sola que mal acompañada. La reina del soul permanecerá viva en mi corazón hasta que me muera, porque su música es una suerte de eternidad. ¡Feliz Viernes Dando La Nota!

Granadilla (Cáceres), pueblo abandonado, puesto en valor desde 1984

En el norte de la provincia de Cáceres, encajonada entre la sierra de Lagunilla al norte, los montes de Tras la sierra al este, y la sierra de Santa Bárbara, al oeste, la comarca de Tierras de Granadilla, se expande hacia el sur, hacia el hermoso valle del Alagón. Habitada originalmente por los vetones, un valiente pueblo celtíbero, fue conquistada por los romanos, quienes tuvieron que vérselas con Viriato. Las dehesas atestadas de ganado, un abrupto paisaje de montañas y gargantas o sus fértiles valles, olivares y bosques endémicos, le confieren a esta comarca un gran atractivo turístico. Uno de los pueblos más bonitos que hemos visitado y que nos ha encantado, es Granadilla, una localidad fundada por los musulmanes en el siglo IX, y que tuvo que desalojarse en el siglo XX, por declararse zona inundable, ante la construcción del embalse Gabriel y Galán. Desde 1960, cuando fue ocupada por el estado, pasó a depender del municipio de Zarza de Granadilla. Declarada conjunto histórico artístico en 1980, en 1984 se incluyó en el programa de recuperación de pueblos abandonados. Desde entonces muchos estudiantes de escuelas taller y casas de oficio o campos de trabajo de verano se acercan al pueblo cada año para ayudar en su recuperación y devolverle el esplendor de antaño.



De Granadilla lo más destacado son sus murallas almohades que rodean la ciudad, y que se construyeron como defensa, al ser el pueblo paso obligado, para todo aquel que hacía la vía de la Plata. En torno a la plaza mayor, destacan la casa consistorial, la del juzgado, la casa de la Guardia Civil y la casa de las Conchas. Paseando por sus calles te retrotraes a esa época, la del siglo XVI y vas viendo entre sus casas coloridas adornadas con macetas, ganado suelto (ovejas, cerdos y caballos) , lo que llama mucho la atención de los peques. Parece ser que el pueblo se llamó Granada, durante la Edad Media, hasta la conquista del reino de Granada, por los Reyes Católicos, en 1492. A partir de entonces, le pusieron el nombre de Granadilla, para evitar confusiones. 

Granja de animales con cerraduras y llaves para estimular la motricidad

Un juguete súper original para estimular la motricidad fina, es una granja de animales con puertas de colores y unas llaves de diferentes formas, que se clasifican por colores, del mismo tono que las puertas que tiene, para abrir y cerrar. Un juguete estilo método María Montessori, muy interesante y que da mucho juego a los niños, porque los mantiene entretenidos.