Mini pizzas caseras

Prepara una pizza riquísima con una barra de pan y los ingredientes al gusto que se te ocurran. Es una alternativa más saludable a los alimentos precocinados y congelados y a los niños les encanta. Te soluciona una comida, merienda o cena, aprovechando los recursos de los que dispones en casa y te ahorras bastante dinero a final de mes y sobre todo en salud, al evitar los conservantes de los precocinados. Tu bolsillo y tu salud te lo agradecerán.


Pon el horno a calentar a 200º C. Para dos pizzas necesitas los siguientes ingredientes:


-1 cebolla
-2 dientes de ajo
-2 cucharadas de aceite de oliva
-1 barra de pan
-250 gramos de queso mozzarella, que puedes cortar en rodajas finas o comprar ya rallado.
Ingredientes al gusto: Jamón, atún, chorizo, bacon, salchichón, tomatitos cherry, trocitos de piña, aceitunas, mejillones, gambas, pimientos, alcachofas o lo que se te ocurra.

Pasos a seguir:
1) Fríe la cebolla y el ajo hasta que se pongan transparentes
2) Añade el tomate triturado y una pizca de pimienta. Sube un poco el fuego
3) Calienta la salsa hasta que rompa a hervir y luego baja el fuego. Cocíname hasta que se evapore casi todo el líquido. 
4) Corta la barra de pan en dos mitades y coloca ambas en una bandeja de horno. 
Extiende la salsa sobre el pan, añade el queso y el resto de los ingredientes.
5) Mete las pizzas en el horno unos 15 minutos. Sácalas con cuidado y déjalas reposar cinco minutos. Córtalas y sírvelas. 
El pan queda crujiente y delicioso.  Si no, mucho mejor (para gustos, los colores),  a  la altura de las pizzas pan de cualquier pizzería profesional... Y ahora sólo queda disfrutar de este delicioso, fácil y exquisito manjar junto a los peques de la casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario