Lentejas con chorizo

Los potajes y las legumbres,  un tanto olvidados en la alimentación de hoy día, están entre los mejores alimentos que les podemos dar a nuestros hijos. En mi casa somos lentejeros. Es mi plato estrella. Siempre que hago lentejas, los niños rebañan el plato y repiten. La verdad es que me salen espectaculares. Tanto es así, que recuerdo perfectamente, hace diez años cuando una compañera catalana, Montse, junto a la que participé en un campo de trabajo en Francia, hace ya más de diez años, siempre me decía: Noelia, ¿Cómo haces estas lentejas? Te salen más buenas que a mi madre. Este tipo de comentarios siempre te levantan el ánimo.


También las lentejas, sirvieron de refugio a unos amigos que vinieron a vivir a mi ciudad desde Granada y que tras largas jornadas de búsqueda de casa, se reconfortaban en torno a mis lentejitas. Bueno también ayudaba, que estaban siempre regadas con una buena bebida y una conversación distendida y entre colegas. Y como no, el éxito siempre estaba asegurado, en el pasado, y está, en el presente. Si quiero quedar bien, siempre opto por las lentejas.
Con el paso de los años, mis lentejas han seguido mejorando. He descubierto que las mejores son las pardinas, que les sientan fenomenal como aderezo, el vinagre de manzana y la hierbabuena, una vez hechas y servidas en el plato, y que las desgracian las patatas.  Lo de la hierbabuena lo descubrí en un restaurante vegetariano de Murcia, que se llama El girasol. Muy recomendable, para los que no lo conozcáis. De allí también cogí yo la idea de añadir a las ensaladas, arándanos, pipas de girasol mondadas, semillas de lino y levadura de cerveza. Y es que no hay nada en la vida para aprender, que viviendo y teniendo muchísimas experiencias. ¡Cuánto más variopintas mejor que mejor!.

Ingredientes:

*300 gramos de lentejas pardinas. No hace falta dejarlas en remojo si las vas a cocinar en olla pronto
*1 par de zanahorias
*un puñado de judías verdes
*1 tomate troceado
*1 cebolla troceada
*2 dientes de ajo, rallados en el prensa ajos, para luego no encontrarte los dientes enteros en la comida
*Media sarta de chorizo dulce troceado en dados pequeñitos para que los puedan masticar bien los niños o cantidad al gusto de cada cual
*2 hojas de laurel
*Pimienta negra, rallada en molinillo
*Pimentón dulce, como homenaje a Murcia
*1 chorrito de aceite de oliva virgen extra
*1 puñadito de sal

Elaboración

No hago sofrito para las lentejas. Echo todos los ingredientes en crudo en la olla pronto y cuando se alcanza la presión, bajo la temperatura y cuezo durante 25 minutos. Antes les echaba patata o calabaza pero no siempre quedan bien, así que he optado por suprimir estos ingredientes. En vez del chorizo también quedan bien con jamón, pero en mi casa gusta más la primera opción. Hacerlas con verduras u otras legumbres, como la soja verde es una buena alternativa y acompañadas de arroz y otros cereales se convierten en proteínas. Por esta razón, hay que comer un poquito menos. ¡No en vano los potajes y las legumbres han sido el plato único de nuestros antepasados durante siglos!. Tampoco hay que olvidar beber mucha agua después de comer potajes y legumbres para facilitar el tránsito por el intestino de toda la fibra que llevan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario