Boquerones fritos con ensalada

Ahora que llega el veranito, a quién no le apetecen unos boquerones fritos con una cerveza bien fresquita. Es un plato typical spanish y  a mis niños, como buenos españoles, les encantan. Ya no pegan comidas calientes, con el calor que hace. Así que este menú acompañado de una buena ensalada es ideal para cualquier día de la semana.
Los boquerones los limpio quitándoles la cabeza y al tirar de ella con el cuchillo sale la poca tripa que tienen. Los enharino en un plato. Les quito el exceso de harina y los frío en abundante aceite. Antes utilizaba aceite de oliva, pero ahora los hago con aceite de girasol. El aceite queda inservible después de freir tantos boquerones y ya que lo tengo que tirar, mejor que sea aceite de girasol, que es más barato. De todos modos, quedan muy buenos de sabor con el aceite de girasol, quizás un sabor más suave y no tan intenso, como con el aceite de oliva. Alguien me comentó que en Cádiz fríen el pescaíto con harina de garbanzo. Yo intente pulverizar garbanzos en velocidad 10 en la termomix, y obtuve una harina, que en principio parecía fina, y la utilicé para rebozar los boquerones, aunque el resultado no me gustó, porque luego me encontraba una especie de arenilla dura entre los dientes. Si algun día encuentro harina de garbanzo en alguna tienda especializada, quizás me anime a probar de nuevo a freir el pescaíto con ella.


Escurro el exceso de aceite de los boquerones con papel absorbente de cocina. Luego retiro el papel con aceite,  de la fuente y para adornar un limón, al que hago un zig zag de triángulos con el cuchillo para obtener dos mitades de limón diferentes a lo habitual, que den un toque estético a mi plato.
Para acompañar una ensalada bien refrescante. Los ingredientes de esta ensalada son: lechuga iceberg, zanahoria rallada en tiras, col lombarda, cebolla, arándanos deshidratados, semillas de pipas de girasol, tomate, aceite de oliva virgen extra, sal y vinagre de manzana. Suelo comprar bolsas de ensalada, que vienen ya preparadas y lavadas, porque si tengo muchas hortalizas en el frigorífico, luego se me echan a perder. Y además esta opción de las bolsas, te permite ir variando los ingredientes de las ensaladas más fácilmente y sin necesidad de hacer grandes acopios de hortalizas. A veces cojo algunas bolsas que llevan canónigos, rúcula o lollo rosso. Hay muchas variedades en el mercado: gourmet, cuatro estaciones...En casa, le añadimos remolacha, huevo duro, aceitunas, maiz y tomate, pipas, arándanos, almendras o nueces. Tengo un sacapuntas de verdura y a veces también las decoro con zanahorias. Y con las láminas de sacar punta a las zanahorias hago flores para adornar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario