Empanadillas rápidas

Ahora que es verano y vienen visitas inesperadas, se pueden improvisar unas empanadillas rápidas para cenar o como aperitivo. A los niños, les encantan y los mayores, no se quejan, o sea que creo, que también. En vez de elaborar tú la masa, siempre puedes tener a mano unas obleas para empanadillas de La Cocinera (es la marca que yo suelo utilizar, aunque a lo mejor hay alguna que os convenza más). Estas obleas dan mucho juego, porque admiten variopintos rellenos, según tus preferencias culinarias, imaginación  y gustos personales. El paquetito, lleva unas16 obleas y por tan sólo 0.80 céntimos, ya vienen las obleas perfectamente redondas y recortadas, y nos sacan de cualquier apuro, que si nos tenemos que poner, como se dice literalmente, con las manos pringadas, en la masa.


Modo de preparación 

Para el relleno, sofreir en una sartén, con aceite de oliva virgen, dos o tres ajitos, que pico en trocitos pequeñitos, gracias al prensaajos, para que los niños no se encuentren ningún trozo grande de ajo, 1 lata de atún o de caballa, un par de huevos cocidos duros y tomate frito (quedan espectaculares con el de la marca Hida, que tiene una textura más natural, que los botes de tomate frito convencionales). También puedes añadirles pimiento, pero yo no lo suelo poner, porque a mis hijos, no les convence y luego les repite, en el estómago. Con una cucharada de postre ir rellenando las obleas, porque con una más grande, estilo sopero, se sale el relleno, como me ha pasado a mí con algunas empanadillas (cómo podéis observar en la foto). Una vez selladas éstas, con la ayuda de nuestros dedos, podemos prensar los extremos de las empanadillas, con un tenedor, para cerrarlas mejor y que queden con la marca clásica, de las empanadillas de toda la vida. Pincelar con un huevo batido  para que queden más doradas y meter en el horno previamente precalentado durante unos 15 minutos a 180º C.



Y ya están listas, para hincarles el diente y disfrutarlas en familia. Otro día probaré con otros rellenos. Se me ocurren varios, como por ejemplo, espinacas con piñones y bechamel o jamón york y queso, a ver qué tal quedan, y si tienen el mismo éxito y cumplidos, que las que os presento en este post.


No hay comentarios:

Publicar un comentario