Huevos rellenos

Los termómetros están tan rojos de vergüenza que no se atreven a mirarnos directamente a la cara. Estamos en el ecuador del verano y hace un sol de justicia. Ahora no apetecen platos calientes. Por eso, para refrescarnos, hoy os proponemos en la entrada de nuestro post, preparar unos huevos rellenos, una receta sencilla y fácil, que queda muy lucida y apetecible para los niños de la casa. Yo antes siempre los hacía con atún y mayonesa, todo bien mezcladito, pero una noche a mi marido se le ocurrió prepararlos con surimi, lechuga y mayonesa y también están muy buenos. O con maiz y jamón serrano.




Modo de preparación
En una olla se pone agua con sal y un chorreón de vinagre. Se ponen los huevos a cocer. Cuando empiecen a hervir se dejan 12 minutos y se sacan, pasándolos a un escurridor o cacharro con agua fría para cortar la cocción. Si los cueces en la termomix, llenar el vaso, con medio litro de agua e incorporar los huevos en el cestillo y programar 15 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2, para conseguir unos huevos bien firmes.
Cuando se enfríen los huevos, se pelan, se parten por la mitad longitudinalmente, se sacan las yemas y se reservan. 
En un bol, se mezcla el atún machacado, y las yemas también machacadas junto con la mayonesa. Otra mezcla es la resultante de mezclar el surimi o palitos de cangrejo, troceados bien pequeñitos, con las yemas, la lechuga y la mayonesa. También puedes mezclar el maiz, con trocitos de jamón serrano y las yemas y mayonesa.


Con las mezclas preparadas, siguiendo tus principales preferencias culinarias, se rellenan las mitades de huevo. En una fuente hemos preparado una cama de lechuga bien picadita, daditos de jamón serrano y maíz. En lo alto se colocan los huevos que hemos rellenado. La decoración la hace cada uno como más le guste. Hacemos partícipes a los niños en esta fase, para que decoren sus huevos con los ingredientes, que hemos puesto como lecho de los huevos rellenos. Y se lo pasan en grande, haciendo sus propios diseños de huevos rellenos, con una hojita de lechuga, por aquí, un dadito de jamón serrano, por allá y coronado por un granito de maíz, por ejemplo. Esta comida está fresquita y apetecible. Con el calorcito que hace, apetece, para librarnos de los sofocones veraniegos ¡Buen provecho!



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario