Fiesta de cumpleaños de Halloween

Si tu hijo cumple años entre el 30 de octubre y el 2 de noviembre, lo ideal es prepararles una fiesta de Halloween. Nuestra hija mayor nació el día de los difuntos, el 2 de noviembre, y este día, da mucho juego. Este año, hicimos una fiesta improvisada en casa, sólo apta para pequeñas brujitas. Les pedimos que vinieran disfrazadas y se lo pasaron estupendamente. No invitamos a los niños, por problemas de espacio, ya que nuestra casa es limitada y en algún sitio, teníamos que establecer el corte, porque si no, menudo follón. Los niños vienen con sus hermanos, y ya se nos disparaba la cifra de invitados, a ocho personitas más. Además como la mayoría de los padres están saturados con tanto cumpleaños, si no los invitas, incluso te lo agradecen. En total, diez pequeñas brujitas, los dos primos, que les pilló por aquí de fin de semana y nuestros peques.
La pared blanca la adornamos con letras naranjas estilo Halloween, que fijamos a la pared con masilla reutilizable, para no estropear el yeso blanco. También colocamos motivos de fieltro en tonos naranjas, blancos, negros y lilas, que el año pasado compramos en Lidl, y que son de gran utilidad para fijar en las paredes o colgar en los armarios o puertas. Hay murciélagos negros, brujitas lilas, espantapájaros y calabazas naranjas y fantasmas blancos. También una casita negro de fieltro con fantasmas de colores, una calavera, y una calabaza, que mi hermana compró en una tienda de chuches, de la marca Belros. 




Completamos la decoración con una madeja de algodón con arañas de plástico y murciélagos negros de papel, que fabricamos de modo casero. Mi hermana compró la madeja en un multiprecio. Al abrirla y colgarla sobre la puerta, hace el efecto de telaraña y queda tétrico total, el ambiente. También pusimos una varita de calabaza, unas calabacitas de plástico, una calabacita y un vampiro metálico. Por último, vacíamos dos calabazas: una la hicimos nosotros (la vaciamos, le hicimos ojos, nariz y boca y le pusimos una vela dentro, para encenderla por la noche) y otra nos la dejó nuestra vecina. La vecina pintó su calabaza con pintura blanca, dándole un aspecto diferente.




Las niñas vinieron disfrazadas de brujitas...


La verdad es que el traje de Halloween lo amortizas, para el cumple, para la fiesta del cole y para la noche de truco o trato, que quedó con sus amiguitos del cole. La mayoría de las niñas iban disfrazadas de brujitas o calabaza y los niños de zombies o esqueletos.


De merienda, pulguitas de jamón serrano, sandwiches de jamón york y queso, cascaruja, palomitas de colores, aritos de maiz, gusanitos, patatas fritas, bizcocho casero con pepitas de chocolate y empanada casera. De tartas, las clásicas: la de tres chocolates, la de queso con mermelada de fresa, y la de galletas con flan y capa de chocolate. Las adornamos con unas galletitas pequeñas en forma de mariquitas y flores de la marca Bellbake, del Lidl, por 1.50 €.


Del Mercadona, he descubierto este año las piñatas, por tan sólo 2.50 €, que están fenomenal porque son grandes y están muy bien de precio, porque en cualquier tienda de chuches o multiprecio, ya valen de 6 a 12 €, dependiendo del tamaño.


A la piñata le metimos todos los caramelos y chuches que había por casa y confetti de nuestra encuadernadora, del papel perforado de hacer agujeritos a los folios. Todo tiene utilidad en nuestra particular fiesta de Halloween. Ya tenemos hecho el rodaje. El año que viene, nos saldrán mejor las cosas. ¡Feliz Halloween!

No hay comentarios:

Publicar un comentario