Ballet para niños

Una de las actividades extraescolares más demandadas y populares, es el ballet o danza clásica. El ballet requiere mucha concentración a nivel psíquico, y flexibilidad, coordinación y ritmo a nivel físico. Por ello se recomienda, que comience a practicarse desde una edad temprana, 4 años aproximadamente, que es cuando el aparato locomotor de los niños puede interiorizar más fácilmente y con soltura los movimientos y técnicas de la danza.

Los diez mandamientos de toda buena bailarina son:


1. Amar la danza
2. Transmitir emociones
3. Ser disciplinada
4. Fijarse metas y cumplirlas
5. Ser humilde pero tener determinación y garra. 
6. Ser original. Siempre innovar
7. Sentir la música
8. Cuidar su cuerpo y mente
9. Respetarse a sí y a los demás
10. Vencer el  miedo al ridículo y a fallar
El ballet cuenta además con múltiples beneficios, tanto físicos como psíquicos. A nivel físico, estimula la circulación sanguínea y el sistema respiratorio, favorece la eliminación de grasas, corrige malas posturas, favorece la elasticidad y el equilibrio, contribuye al desarrollo muscular, desarrolla la expresión corporal, el oído y la memoria. Es un buen método para combatir la obesidad infantil y el colesterol. A nivel psicológico, desarrolla la sensibilidad de los niños, ayuda a su socialización y a liberar adrenalina, mejorando la autoestima y reduciendo los síntomas de estrés o ansiedad, aumentando de este modo, la confianza del niño en sí mismo.  
Para obtener resultados es muy importante asistir a clase y llevar obligatoriamente un moño. 
Cómo hacer un moño de ballet. 
Lo importante en la danza es que no caiga ni un pelo suelto en la cara. Aplica gel fijador o gomina en el cabello y haz una coleta cepillando y estirando bien el pelo hasta que quede liso. Sujetando los mechones que no lleguen a la coleta con horquillas cerradas.
La coleta debe ser situada más alta que la altura de las orejas. 
Utiliza una goma de pelo oscura, delgada y fuerte que se camufle en el cabello. Horquillas del mismo color que tu cabello. Si eres rubia, puedes comprarlas doradas. 
Para hacer el moño, enrolla el cabello de la coleta en una dirección y da una vuelta completa alrededor de la goma, como si hicieras una ensaimada. La ensaimada tiene que ser ancha y plana. El moño nunca debe sobresalir demasiado hacia fuera. Con unas horquillas anchas, vas fijando el moño a la cabeza por todo el contorno. Coloca encima una redecilla transparente...Suelen ser grandes y muy sutiles, así que podrás darle varias vueltas alrededor del moño. Con la redecilla sobre el moño, continua poniendo horquillas anchas por el contorno del moño hasta que quede completamente fijado. 
Se necesita: cepillo o peine, goma de cabello oscuro, horquillas cerradas y abiertas, gel fijador o gomina. 

La palabra 'ballet' tiene su origen en Francia y se traduce como bailar. Empezó en el siglo XVII como un pasatiempo para los nobles. Los bailarines acudían a las cortes italianas y francesas para actuar ante los Reyes y las clases más acomodadas. Su evolución y especialización ha dado lugar a que hoy en día existan, a nivel general, cuatro estilos de ballet: romántico, clásico, moderno y de Diághilev.
Lo fundamental es que los niños siempre cuenten con nuestro apoyo. Y lo más importante, ¡Paciencia y motivación, como todas las bailarinas!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario