Cus cus con pollo

De vez en cuando conviene salir de nuestra zona de confort y probar cosas nuevas. Como parte de ese propósito, acudí con mi amiga Amanda a un taller de cocina marroquí de los dueños de la tetería La Paz en Huércal-Overa (Almería). El taller se desarrolló en el aula gastronómica de la plaza de abastos Kilómetro cero y fue todo un éxito de participación. Una forma atractiva y amena de acercarse a la cocina árabe, y marroquí y aprender de otras culturas cercanas a la nuestra.


Ingredientes para la elaboración


-azafrán
-pimienta negra
-jenjibre
-aceite de girasol
-sal
-dientes de ajo
-2 pollos pequeños
-zanahoria, calabacín, col o repollo frío, tomate, cebolla, calabaza y bote de garbanzos

Modo de preparación paso a paso:
Se deja macerar el pollo bañado en aceite  con todas las especias mencionadas anteriormente (pimienta negra, azafrán, jenjibre, 3 o 4 dientes de ajo, y sal).
A continuación en una olla se ponen 2 cebollas y el pollo (se atan las patas del pollo con unos palillos de madera para que no se desarme) y un manojito de perejil con cilantro natural y fresco, no seco. Dejar quince minutos hasta que se dore la cebolla. 



Después echamos el tomate (hemos rallado 4 o 5 tomates naturales), 2 kilos de zanahoria, 1 col entera, 4 calabacines y la calabaza (3 o 4 trozos para plato grande)  y dejamos cocinar a fuego lento durante al menos una hora.


Mientras vamos mezclando en una fuente el cus cus con aceite de girasol y agua. Se tiene que quedar remojado pero suelto, hasta que absorba el agua.



Cuando se hierva el caldo metemos en la cuscusera, o en una olla que se adapte encima otra olla del mismo diámetro con agujeritos (lo que nosotros conocemos como vaporera), ponemos la calabaza de nuevo, que es la verdura más dura, con el agua hasta cubrir y una pizca de sal y con el vapor de agua se hace el cus cus. Se sabe que está hecho porque se hincha y se queda como las migas. Tiene que quedar suelto.
Dejamos cocinar en la otra olla el pollo con las verduras y le añadimos un bote de tomate frito y un bote de garbanzos en conserva.
Ya sólo queda montar el plato. Extendemos el cus cus en dos fuentes y en cada una de ellas le ponemos un pollo con las verduras.

Para hacer más dulce la espera, durante el taller de cocina, nos tomamos un té y unos dulces árabes riquísimos.






















Ya sólo quedaba la parte final del taller de cocina que es degustar el delicioso cus cus con pollo. En unos cuencos aparte se sirve el caldo. Hay quien se toma el cus cus seco pero yo aconsejo que remojado en el caldo está muchísimo más bueno.
También hay cus cus dulce con cebolla, pasas, azúcar y canela. La mezcla de dulce y salado también está muy buena. ¡Buen provecho!



No hay comentarios:

Publicar un comentario