Tarta de chuches sobre base de corcho

Para fiestas temáticas, cumpleaños o comuniones resulta muy fácil y divertido realizar nuestra propia tarta de chuches y así abaratamos costes y utilizamos las chuches que más gustan a nuestros peques. Es una forma de implicarlos a ellos en la decoración de su tarta y en su propia fiesta. Para hacer la tarta hemos comprado chuches ya envasadas, cuyo precio es más económico. Las puedes encontrar en cualquier supermercado. Nosotros hemos utilizado las de Lidl, Mercadona y Día. Hemos comprado corcho blanco, recortado en forma de corazón en una tienda multiprecio y lo hemos forrado con papel de seda de color rojo y estampado, para que al clavar las chuches no se noten los espacios en blanco y así no será necesaria tanta cantidad. Clavamos las chuches con palillos de madera o de plástico de colores, según tus gustos y preferencias. Para superponer los corazones hemos clavado en el centro de cada uno de ellos una brocheta de madera de las que se utilizan para pinchitos y con mucho cuidado, vamos ensartando cada uno de los corazones ya forrados. Cortamos el palo sobrante y ya nos disponemos a decorar la tarta, según nuestra imaginación, gusto y fantasía. A disfrutar de las chuches. Los momentos compartidos con la familia y amigos, son los que más se disfrutan. 


Una vez que tenemos ya hecha nuestra tarta la podemos envolver en papel celofán transparente y hacerle un lazo, con una cinta para regalo o de rafia, del color que nos guste, y así nos queda mucho más presentable e higiénico, para transportar al lugar o al evento, dónde nos dirijamos con la tarta.





No hay comentarios:

Publicar un comentario