Patinaje niños

Este año a mis peques grandes les ha dado por patinar. Mi hija mediana heredó los patines que le regalaron a la mayor, por la comunión y a ésta, le compramos unos en Decathlón ,un poco más profesionales, que los que tenía de pasta, para perfeccionar la técnica. Han aprendido solas y se desenvuelven muy bien. Aunque en Huércal-Overa hay un taller de patinaje, dos grupos, los martes y jueves, de 16 a 17 o de 17 a 18 h. La cuota es 15€ al mes y es para todas las edades. El curso lo gestiona el Pabellón Municipal de Deportes.
Es recomendable usar casco, muñequeras, rodilleras y coderas, para evitar fracturas.



Los beneficios del patinaje son múltiples: se activa la circulación sanguínea, se fortalecen los músculos de las piernas, se adquiere mayor equilibrio, se desarrolla la concentración y el control del aprendizaje, se queman calorías, se mejora la resistencia física y se fortalece el pulmón y el corazón. Y ese rato de patinar con las amigas, es bueno para su desconexión de exámenes y deberes, contribuyendo a su salud emocional. Practican deporte, les da brisa fresca en la cara y se sienten libres y en armonía. Para las madres, también es terapéutico, porque mientras ellos patinan, nosotros nos relacionamos y nos contamos nuestras experiencias y nuestras vivencias y disfrutamos del sol y el buen tiempo. ¡A vivir que son dos días y a patinar, que lo más importante es aprender a caerse!


No hay comentarios:

Publicar un comentario