Garganta la Olla y la Serrana de la Vera

Un pueblo súper bonito de la la comarca de la Vera, en la provincia de Cáceres, es Garganta La Olla, protegido por la sierra de Tormantos, en una de las estribaciones de la sierra de Gredos. Las localidades más cercanas son Jaraiz de la Vera y Cuacos de Yuste, dónde está el Monasterio. El pueblo es muy rico en senderos, caminos y rutas naturales, entre las que destacan la ruta hacia la ermita de San Salvador y la subida hacia cueva de la Serrana de la Vera, ésta última realizada en agosto, durante los festejos del Día de la Serrana de la Vera.  Un festejo, que lleva celebrándose desde el año 2010 y que está formado por una ascensión a la cueva de la Serrana, un mercadillo medieval, un museo rotatorio de campesinos y por último, una recitación del romance de la Serrana  y una obra de teatro que narra desde que ésta es rechazada hasta su apresamiento. 





La población es muy rica en cuentos y leyendas, como ya apuntara Miguel de Unamuno. Una de esas leyendas alcanzó fama ya en el siglo XVI y dio lugar al romance de la Serrana de la Vera, que escribieron Luis Vélez de Guevara  en 1613 y Lope de Vega, en 1617. Se trata de una hermosa mujer con apariencia de cazadora  o de amazona de fuerza sobrehumana y ciertas características sobrenaturales que vive en los montes y lleva a los hombres con los que se cruza a su cueva para matarlos (a menudo después de emborracharlos o haberles hecho el amor) y guardar los huesos en la cueva. 



Arroz con bacalao

Me encanta el sabor que le da el bacalao al arroz. Así que, siempre que puedo, le echo al sofrito de la paella unos taquitos junto con el ajo, tomate, preparado de paella, pimiento rojo, alcachofa, judías verdes y guisantes. Para colorearlo le echo cúrcuma, que es el ibuprofeno natural, pimentón agridulce de La Vera extremeña, perejil y sal. Y el arroz calculo un vaso y medio para seis personas y ya cuatro vasos de agua. Esperar veinte minutitos y listo. Como dice la canción de Lolita, "Sarandonga, nos vamos a comer un arroz con bacalao". Y para adornar limoncito de la tierra murcianica, que junto con Almería, son la despensa de Europa.



Parque Nacional de Monfragüe: reserva de la biosfera, desde 2003

Declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, en 2003, el Parque Nacional de Monfragüe es un espacio único en el mundo y con un enorme valor natural, cultural, histórico y turístico. Con sus casi 18 mil hectáreas de espacio protegido, se extiende a ambos lados del río Tajo, y encontrándose en él también la desembocadura del río Tiétar, convirtiéndose sus sierras en lazo de unión entre las Villuercas y las montañas que rodean las Vegas del Alagón.
Denominado Mons Fragorum por los romanos, debido a la fragosidad de su terreno, abrupto y lleno de maleza. Monfragüe ampara un extenso bosque mediterráneo al que se unen embalses, arroyos y roquedos, que le dan a este parque ese carácter tan especial. Desde los observatorios del parque se puede descubrir la increíble fauna autóctona, como ciervos, gatos monteses, nutrias o galápagos, y por supuesto una innumerable cantidad de aves, entre las que destacan  las cigüeñas negras, buitres, alimoches y águilas. Un lugar de ensueño para los amantes de la naturaleza y del birding o turismo ornitológico,

El mirador de Peña Falcón o Salto del Gitano, es la mejor ubicación para practicar la observación de aves en su hábitat. Un excelente balcón desde el que podrás, casi literalmente, tocar el cielo.
Alzándose sobre el escarpado y accidentado terreno, está el castillo de Monfragüe. Desde la torre del homenaje hay unas vistas espectaculares de casi todo el parque, con agua embalsada del Tajo, como telón de fondo. La ermita, situada en el patio de armas del castillo, alberga a la Virgen del Monfragüe, una talla del siglo XII, traída desde Jerusalén, por los caballeros cruzados. Un lugar también emblemático es el monasterio del Cristo de la Victoria, en Serradilla, talla de gran realismo del escultor madrileño Domingo de Rioja, del siglo XVII. 
Hay numerosos centros de interpretación por la zona para comprender mejor la fisonomía del parque y descubrir sus secretos; su flora y fauna. Cercano a la localidad de Torrejón el Rubio, está el Observatorio Astronómico