Aldeanueva del Camino: un pueblo con marcado acento judío

Un bonito pueblo del valle del Ambroz, en el norte de la provincia de Cáceres, es Aldeanueva del Camino, que debe su nombre al paso por él de la calzada romana Vía de la Plata. Guarda en su interior una interesante muestra de arquitectura popular, especialmente en la calle Vía de la Plata, de vestigios judíos: como paredes hechas con tejas, artesonados y barandillas de madera, esteras de esparto para las ventanas; y algunos originales puentes levantados sobre la garganta Buitrera o el río Ambroz. Recuerda mucho a Hervás.


La Vía de la Plata, que atravesaba  la provincia de Lusitania, hizo que surgieran poblaciones, donde los usuarios de la calzada romana descansaban de su viaje, a través de oeste peninsular. Éste sería el caso de Aldeanueva del Camino o Baños de Montemayor, surgidas ambas al paso de esta importante ruta de comunicación romana, la cual ha sido objeto de recuperación y rehabilitación en varios tramos para disfrute de los senderistas. En la Edad Media, buena parte de estas comarcas fueron tierra fronteriza entre los reinos castellano y leoneses, conquistadores de la zona y los árabes, que ocupaban estas tierras desde principios del siglo VIII y que dejarían su huella en muchas poblaciones del Valle del Ambroz, Valle del Jerte y de la Vera, tanto en aspectos agrícolas y ganaderos, como en sus típicas construcciones, evolucionadas posteriormente y que forman parte de la arquitectura popular de estas comarcas.

Piscina natural Segura de Toro

En pleno valle del Ambroz está la piscina natural de Segura de Toro. Un entorno precioso para descansar y tomar un baño. Me encantó el bar que hay en las instalaciones, con mucha sombra y vegetación. El trato de los camareros fue formidable. Para conocer cómodamente este valle y sus poblaciones, es recomendable utilizar la autovía A-66, que coincide buena parte en su trazado, con la calzada romana Vía de la Plata, itinerario que atravesaba la provincia de la Lusitania adentrándose en tierras leonesas, con importantes ciudades y mansiones dónde los usuarios de la calzada romana descansaban de su viaje, a través del Oeste Peninsular, 


En apenas 40 kilómetros, pasamos de un ecosistema de montaña a pinares y tupidos bosques de castaño y roble, frutales y huertas y vegetación en la ribera, hasta llegar a la dehesa extremeña de encina y alcornoque. Al ser el paso natural entre Castilla y Extremadura, todas las culturas que habitaron la Península dejaron su impronta. Los restos vetones de Segura del Toro, los romanos de la Vía de la Plata, o el Balneario de Baños de Montemayor, o los judíos de Hervás son los más conocidos.
Segura del Toro cobra fama por la ocupación prerromana de su término y, como muestra de ello, expone en su plaza principal la soberbia figura de un verraco, probablemente vetón, que nos habla de aquellas sociedades ganaderas que habitaron el norte extremeño hasta la llegada de los romanos. El castaño del Bronco, muy cerca de Segura del Toro, tiene 600 años de edad. 

Pastel vegetal

Evocando mis años universitarios y los recuerdos de uno de los bares míticos de Sevilla capital, me he atrevido a hacer una tarta vegetal, que en nada tiene que envidiar a la original, que en su día degusté, en el Patio de San Eloy.
Aprovechando que me han regalado pan de molde sin corteza, Enrollados de Bimbo, preparé bien picadito una bolsa de ensalada primavera (varios tipos de lechuga, col y zanahoria), una cebolla, una lata atún, una lata de aceitunas con anchoa sin hueso y bocas de mar. Y una vez todo picadito, le añadí mayonesa y removí hasta tener una mezcla homogénea.


Después de tener la mezcla fui extendiéndola por cada capa de pan, en total 5 y después lo lié en papel film transparente y lo metí en el frigorífico dos o tres horas para que adquiriera consistencia.






Luego embadurné la tarta con mayonesa y para decorar, partí rodajas de pepino y piel y unos tomatitos cherry para simular unas flores y que me quedara más vistosa.


Delicatessen total. Otro día me atreveré con otro relleno. Llena mucho y está riquísimo.


VDLN#54: Nuria Graham

Una voz que me cautivó, viendo mi programa de la 2 preferido, La Hora musa, es Nuria Graham, una medio catalana irlandesa que canta en inglés y que suena así de bien. Me parece de una sensualidad extrema, cual Lolita, de Nabokov. Si es que cáncer tenía que ser como yo, je, je...Increíblemente sexy. "Ámame sin miedo. Confía en mí sin cuestionarte nada. Necesítame sin exigencias. Quiéreme sin restricciones. Acéptame sin cambios. Deséame sin inhibiciones"
Feliz Viernes Dando La Nota a todos.Disfrutad de la vida. Nos vemos.