Piscina natural Segura de Toro

En pleno valle del Ambroz está la piscina natural de Segura de Toro. Un entorno precioso para descansar y tomar un baño. Me encantó el bar que hay en las instalaciones, con mucha sombra y vegetación. El trato de los camareros fue formidable. Para conocer cómodamente este valle y sus poblaciones, es recomendable utilizar la autovía A-66, que coincide buena parte en su trazado, con la calzada romana Vía de la Plata, itinerario que atravesaba la provincia de la Lusitania adentrándose en tierras leonesas, con importantes ciudades y mansiones dónde los usuarios de la calzada romana descansaban de su viaje, a través del Oeste Peninsular, 


En apenas 40 kilómetros, pasamos de un ecosistema de montaña a pinares y tupidos bosques de castaño y roble, frutales y huertas y vegetación en la ribera, hasta llegar a la dehesa extremeña de encina y alcornoque. Al ser el paso natural entre Castilla y Extremadura, todas las culturas que habitaron la Península dejaron su impronta. Los restos vetones de Segura del Toro, los romanos de la Vía de la Plata, o el Balneario de Baños de Montemayor, o los judíos de Hervás son los más conocidos.
Segura del Toro cobra fama por la ocupación prerromana de su término y, como muestra de ello, expone en su plaza principal la soberbia figura de un verraco, probablemente vetón, que nos habla de aquellas sociedades ganaderas que habitaron el norte extremeño hasta la llegada de los romanos. El castaño del Bronco, muy cerca de Segura del Toro, tiene 600 años de edad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario