Calabazas decoradas por mis peque artistas preferidos

Este año en vez de postres, el colegio ha hecho un concurso de calabazas decoradas. La historia fue encontrar las calabazas, porque en todos sitios estaban agotadas, pero gracias a la gentileza de unos amigos, conseguimos tres. Gabriela hizo su Catrina particular, Pedro, a Frankestein e Irene, lo que le vino en gana. La de la pequeña ya ha muerto en forma de puré de calabaza. Aunque ninguna de nuestras calabazas ganó el concurso, disfrutaron mucho pintando, investigando y dando rienda suelta a su creatividad. 



Mi hija mayor sí que ganó el concurso de Halloween del Instituto con una original postal hecha de trozos de cartulina de colores que ponía Catrina wishes you happy death day. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario